Veus de la Mediterrània

Veus de la Mediterrània, entrada del Museo de la Música de Barcelona. Foto Susanna Corchia.

Veus de la Mediterrània, entrada del Museo de la Música de Barcelona. Foto Susanna Corchia.

«Cada cultura tiene muchas voces y cada persona muchas maneras de decir, de hablar y de cantar. En las islas y en las orillas del Mediterráneo resuenan una multitud de ejemplos vocales que construyen cada situación, cada momento de cotidianidad o de emoción compartida. Las fronteras expresivas son bien difíciles de precisar. Más allá de las lenguas y de los acentos, hablar, cantar, gritar o llorar, todo ello conforma un arco continuado de coloraciones sonoras. La variedad sonora es notable pero en cada lugar, por muy lejos que sea, encontramos el recuerdo de voces conocidas». Con estas palabras arrancan  Jaume Ayats i Abeyà y Joaquim Rabaseda i Mata su texto comisarial de la exposición Veus de la Mediterrània (Voces del Mediterráneo) instalada en el patio del Auditori de Barcelona y producida por el Museu de la Mùsica

Entre 2008 y 2014 se han filmado más de ochenta horas en Málaga, Ibiza, Valencia, Mallorca, Cataluña, Perpiñán, Marsella, Lombardía, Córcega, Cerdeña, Apulia, Sicilia, Túnez, Egipto, Creta e Israel. En la exposición también se pueden ver documentos provenientes de los Balcanes, de Siria, Turquía, Marruecos y Argelia.

Es recomendable visitar la exposición con algo de tiempo, ya que está concebida de manera interactiva y se pueden analizar los sonidos emitidos por nuestras voces, así como hacer ejercicios de localizaciones de idiomas con su correspondiente país. La exposición se divide en siete módulos o espacios de experimentación sensorial, en un complejo de cincuenta situaciones cotidianas diferentes que el espectador es invitado a mirar pero sobre todo escuchar: mercados, templos, iglesias, matorrales, calles y plazas, bares y tabernas. Estos son los lugares por los que nos hacen viajar, en una muestra de colores y modulaciones vocales que mucho tienen en común. «Los pastores del Mediterráneo usan los mismos sonidos para comunicarse con las ovejas, de Siria en Portugal y de Marruecos a Turquía. El sonido rrrrr, por ejemplo, sirve para tranquilizar al ganado. El descubrimiento nos abre un interrogante: ¿estas voces se difundieron con la expansión de la ganadería en el período neolítico? ¿Han perdurado

con una continuidad asombrosa hasta nuestros días? El sonido probablemente ha viajado a

través del tiempo, tejiendo vínculos geográficos e históricos que no hubiéramos imaginado nunca».

Esta interesante y entretenida exposición invita a sentarse y a reconocernos en toda una serie de gestos y prácticas cotidianas conectadas con el uso de la voz que han favorecido la construcción de la comunidad.  Una comunidad propiamente e indudablemente Mediterránea.

Veus de la Mediterrània se podrá visitar hasta el 26 de julio de 2015.

Cuentarutas: 01-06-2015
Autor: Susanna Corchia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s