Dentro de un contenedor

«Si echamos un vistazo alrededor de cualquier lugar en el que nos encontremos, todo lo que veamos o tengamos a mano habrá pasado algún tiempo dentro de un contenedor. El sesenta por ciento del comercio mundial, medido por el valor, viaja en contenedores marítimos».

Barcelona, vista del Hotel Vela desde el puerto comercial. Mayo de 2015.

Barcelona, vista del Hotel Vela desde el puerto comercial. Mayo de 2015.

«Han cambiado los barcos, cada vez más grandes y rápidos; cambiaron los puertos, que de un mero lugar de llegada o salida de las mercancías, se han convertido en gigantescas instalaciones logísticas asociadas a grandes regiones exportadoras e importadoras de todo tipo de mercancías».

Vista de un barco carguero en las instalaciones portuarias de Barcelona.

Un barco carguero en las instalaciones portuarias de Barcelona espera su próximo viaje. Mayo de 2015.

Contenedores apilados en uno de los muelles del puerto comercial de Barcelona. Mayo de 2015.

Contenedores apilados en uno de los muelles del puerto comercial de Barcelona. Mayo de 2015.

«El auge del contenedor ha cambiado el funcionamiento de los puertos, tanto desde el punto de vista operativo como organizativo y patrimonial. Han surgido grandes grupos financieros que operan terminales en cientos de puertos en régimen de concesión, dejando a las autoridades portuarias como una suerte de caseros que gestionan el dominio público de unas infraestructuras gigantescas, que se alojan en las zonas más valiosas de las ciudades: su costa. La presión de las navieras, con barcos cada vez más grandes, empuja a las autoridades a recrecer los puertos, buscando calados más profundos, atraques más largos, mayores explanadas de almacenamiento, que deben construirse a costa de un impacto negativo en el medioambiente y en la fisonomía del país, para no quedar retrasados en una carrera sin final».

Silos delante de un barco carguero en las instalaciones portuarias de Barcelona. Mayo de 2015.

Silos delante de un barco carguero en las instalaciones portuarias de Barcelona. Mayo de 2015.

Un crucero se aproxima a las instalaciones portuarias de Barcelona. El muelle de acogida de los cruceros se sitúa al lado de muelles de carga y enormes silos. Mayo de 2015.

Un crucero se aproxima a las instalaciones portuarias de Barcelona. El muelle de acogida de los cruceros se sitúa al lado de muelles de carga y enormes silos. Mayo de 2015.

«El contenedor ha cambiado la manera en que se fabrican las mercancías, los tiempos que se manejan en las cadenas de suministro o los embalajes utilizados». En el puerto de Barcelona los barcos cargueros conviven con los cruceros. Pasajeros como mercancía, enjaulados también en tiempos controlados, en ritmos marcados por las agencias de viaje y los operadores turísticos.

6

Puerto de Barcelona. Productos turísticos y de consumo conviven en contenedores de diferente forma y tamaño. Mayo de 2015.

 

7

Puerto de Barcelona. Unos contenedores de mercancía hacen de contrapunto a un crucero recién llegado. Mayo de 2015.

Todas las citas son de Jaime López, La caja que cambió el mundo. Un océano de contenedores, Altaïr Magazine, 360º, Junio 2015.

 

Cuentarutas: 20-06-2015
Autor: Susanna Corchia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s