Archivo de la etiqueta: Amazonía

Todos los hombres

epa_jason_houston

Epa, en su asentamiento a orillas del río Curanja. Foto: Jason Houston. 2015.

Epa significa hombre, todos los hombres, en lengua pano. Epa también es la historia de un indígena no contactado mashco piro, que inició su proceso de contacto y regreso a la zona media del Purús, hace más de ocho años. Yo lo conozco hace seis.

Sigue leyendo

Anuncios

Otra vez Purús

Vista aérea del río Purús. 

Luego de dos años vuelvo a uno de los lugares que más me apasionan: Purús, en el límite de Perú y Brasil, donde se encuentra el Parque Nacional Alto Purús, una de las selvas mejor conservadas de toda la Amazonía, no por convicción del hombre, sino por casualidades ecosistémicas.  Para explicarme mejor y repitiendo lo que mis amigos biólogos me enseñaron, diré que la magia de estos bosques empieza en su contradictorio origen. Su río no nace de ningún deshielo o nevado andino, aquí el bosque de tan frondoso y lleno de vida, transpira, un sudor que sube a la atmósfera, se enfría y regresa en forma de lluvia, a bañar esta selva y dar origen al río Purús. Un fenómeno llamado evapotranspiración que encierra una inusual  interdependencia río/bosque, y que ha mantenido esta zona casi aislada, negándole pase a rutas comerciales destinadas a una explotación intensiva de sus recursos. Entrar a Purús, desde Perú, es posible solo con avioneta.
Y vía aérea, el negocio de depredar la Amazonía, no es rentable.

Sigue leyendo

Imágenes del mundo verde

Mostrar en toda su dimensión el asombroso manto verde de los Jíbaro, es una tarea imposible. Mi lente, sometido a un ritmo caótico, intenta capturar estampas rápidas de una selva que desafía, de tanto que cambia de humor: aquí, entre la calma y la furia,  la naturaleza no da más que un suspiro.

foto2_real

Apu o jefe de la Comunidad Nativa Saazá, en el departamento de Amazonas. 

La historia de los jíbaro parece estar impresa en sus facciones: el Tahuantinsuyo nunca pudo derrotarlos, tampoco los españoles; ni si quiera la sangrienta era del caucho, de principios de siglo XX. “Nadie vence al bosque”, me dicen. Y yo ruego que sea cierto, que la modernidad y su voracidad no los derrumbe. En estas selvas, ya se ha encontrado petróleo. Sigue leyendo