Archivo de la etiqueta: Barcelona

Abajo y Arriba

«La aparición de estas caras en la multitud:
pétalos de un ramo húmedo y negro.» (E. Pound)

Con En una estación del metro, poema breve al estilo de los haiku japoneses, Ezra Pound sintetizó una experiencia probada en el metro de Londres. El video Abajo y arriba retoma el consejo del poeta a percibir nuestro alrededor con ojos (y oídos) renovados e invita a experimentar un viaje en metro alternativo. El clip audiovisual se desarrolla desde un enfoque marcadamente social donde la yuxtaposición de las imágenes y del sonido pretende generar una reflexión sobre las vidas que corren paralelas, arriba y abajo, en nuestras ciudades.  Abajo y arriba retrata algunas de las estaciones entre los dos extremos de la línea de Metro número 3 de la ciudad de Barcelona (la más antigua) para construir un recorrido donde las imágenes ilustran el tránsito bajo tierra mientras se escucha el paisaje sonoro de la superficie.  Sigue leyendo

Anuncios

c/ València 399 – 203. Una ruta modernista para ir al trabajo

València 399-203

Trayecto Carrer de València 399 – 203, fuente Google Maps

Entre las 9.30h a las 9.50h, de martes a sábado, de enero a diciembre, recorro caminando un tramo en la calle Valencia de Barcelona, entre el número 399 y el 203. Desde hace cuatro años veo los mismos edificios, los mismos escaparates, y me cruzo con las mismas personas que, como yo, van a trabajar, que van a hacer compras o que pasean el perro.

El trayecto diario para ir a trabajar es la mejor representación de una rutina. Contiene muchos elementos de observación, de reflexión, de movimiento externo e interno. Es como una paréntesis obligatoria entre todas las actividades que llenan nuestras vidas, un momento sólo para nosotros, en el que se plasman los sueños, la mente juega con los deseos, se proyectan planes de nuevas vidas posibles, se analiza lo que se hará en el fin de semana, durante el día o lo que se hizo el día anterior. En muchas ocasiones es un momento de introspección aunque no siempre se posee la oportunidad de aprovechar de ello. Los pensamientos pasan, se quedan entre el número 315 y el 301. Otras veces permanecen firmes y nos acompañan durante meses y, a veces, incluso las ideas surgida en el paseo empiezan a tomar forma. En la reiteración de la costumbre llegamos a conocer a la perfección el ritmo de nuestros pasos, los intervalos de los semáforos, la cara de los comerciantes esperando a los clientes en los umbrales de sus tiendas, los cambios de estaciones a través de la floritura de los árboles.

Cuando mis introspectivos vuelos mentales dejan espacio a la observación del entorno, tengo la suerte de poder gozar con un panorama urbano de todo respeto. Sigue leyendo